Skip to main content

¿Qué es el movimiento somático?

El movimiento somático utiliza la atención de la mente sobre el cuerpo como base para el desarrollo de la consciencia integral (corporal, mental y emocional).

Por eso la educación en movimiento somático se considera una alternativa a la meditación.

Son movimientos conscientes y voluntarios que facilitan el sentirte, conocerte y entenderte, a través del cuerpo, para que puedas y decidir encontrar tu mejor vía de transformación.

Cuando activas la consciencia, aprendes:

  • Qué movimientos te sientan bien (y cuáles no)
  • Cómo funciona tu mente
  • Cómo se vinculan tus pensamientos con el cuerpo
  • Y qué emociones reflejan

Entonces, consigues desconectar la mente de pensamientos que la tensan y, de esta manera, relajar también tu cuerpo, poner más foco y calmar las emociones.

Conocer esos vínculos te permiten tener una mejor relación contigo y con los demás.

Relación entre consciencia corporal, movimiento somático y relajación

Comenzaré este apartado explicando que a menudo se confunden los términos “conciencia” y “consciencia” corporal.

Hablamos de CONCIENCIA corporal en cuestiones culturales (de aceptación o no) y de relación.

La conciencia del ser humano permite adecuar y adaptar su conducta a las reglas éticas y sociales.

En cambio, la CONSCIENCIA, hablamos de:

Sentir y saber cómo está nuestro cuerpo en relación con nosotros mismo y el mundo externo.

Aclarado esto, se podría decir que la consciencia corporal es directamente proporcional al grado de relajación mental y corporal, ya que es necesario hacer uso de la atención e implicar a la mente para conseguirla. 

Al llevar la atención al momento presente, todo se reduce a las sensaciones corporales que vives en el mismo instante en que te suceden. 

De esta forma, cuerpo y mente están en el mismo momento. Conectados.

Cuando la mente está en el presente no puede generar preocupaciones, porque nacen del pasado y del futuro. Entonces el cuerpo además de liberar y recalibrar tensiones, tampoco genera nuevas.

De esta forma se consigue la verdadera calma  y relajación (corporal y mental). 

Descubrir esto es ganar un recurso propio para relajarte y desconectar de las preocupaciones, dónde y cuándo lo necesites. Sin efectos secundarios negativos y gratuito.

Cómo desarrollar la consciencia corporal para optimizar el movimiento somático

Cuando el grado de consciencia corporal es escaso (y en nuestra sociedad actual, es muy normal que esto sea así) aparecen lesiones frecuentes y enfermedades.

Tanto físicas como mentales.

Por eso se recomienda desarrollar la consciencia del propio cuerpo para vivir saludable y felizmente, porque vives (en el) presente.

La consciencia corporal no es un estado que se adquiere y permanece. Es necesario entrenarla (al tiempo que se consigue entrenar el sistema nervioso de forma consciente) para que se quede contigo.

Te explico cómo puedes hacerlo.

6 fases para desarrollar consciencia corporal a través del movimiento consciente

Desarrollar la consciencia corporal es un entrenamiento, e igual que en el deporte, es posible que al principio no sientas los efectos.

Continúa.

Porque cuanto más entrenes y repitas los movimientos somáticos, mayor consciencia ganarás y más lograrás reducir la ansiedad. 

Comenzar con movimientos tumbado/a boca arriba en la colchoneta, facilita la consciencia y, además, un mayor grado de conexión cuerpo – mente.

Estas son las 6 fases para desarrollar consciencia corporal:

  1. Dirige la atención hacia tu cuerpo, de forma general
  2. Después siéntelo por zonas, llevando la atención sobre él al máximo detalle que puedas en este momento
  3. Céntrate en lo que sientes a la vez que te mueves. Suave. Lento. Sin analizar.
  4. Y trata de darte cuenta de todo lo que sucede en tu cuerpo mientras te mueves. Y también pares a descansar.
  5. Acepta todo lo que sientes. Sin juzgarlo.
  6. Expande esa sensación por tu cuerpo y también a los pensamientos, emociones y relaciones que surjan después de la práctica

3 Ejercicios para desarrollar la consciencia corporal

Para realizar los ejercicios de forma más cómoda y eficaz, te recomiendo que los grabes en el móvil con tu propia voz, y luego utilices la grabación para mantener la atención.

Cuanto más las repitas y varíes, más sencillo te resultará reorganizar los patrones de movimiento y del soma para recalibrar y liberar tensiones, al tiempo que lograrás entrenar el sistema nervioso de forma consciente.

Si prefieres realizar una práctica real (en audio) también puedes registrarte para probar esta mini clase gratuita de 10min para conectar con tu calma interior y después retomar los ejercicios.

Al registrarte para acceder a la clase, pasarás a una lista de email en la que, una vez por semana, doy ideas y consejos para desarrollar la educación en movimiento somático.

Siéntete libre.

Ejercicio de consciencia corporal para hacer caminando

Con este ejercicio, además de mantener a tu mente centrada en el momento, podrás tomar consciencia de tus pies y de cómo los usas al caminar. 

Estando de pie, antes de empezar a caminar lleva la atención hacia tus pies y dedica un tiempo a cada pregunta.

  • Primero, observa las huellas del pie derecho e izquierdo.
    • ¿Cómo de profunda es?
    • ¿En qué zona del pie notas que te apoyas más? Observa ambos pies
    • ¿Cuál menos?
  • Percibe el largo de cada pie
  • Nota el ancho de tus pies
  • Siente el suelo en cada uno de tus pies
  • Camina y realiza estas mismas observaciones mientras te desplazas:
    • ¿Cómo de profunda es la huella de cada pie?
    • ¿En qué zona de cada pie notas que te apoyas más?
    • ¿Cuál menos?
  • ¿Cómo es tu caminar cuando lo haces así? ¿Qué hace o dice tu mente? ¿Qué emoción te asalta?

Sigue un tiempo observándote

Ejercicio de consciencia corporal  para hacer sentado

Este ejercicio, además de ayudarte a centrar la mente en el momento presente, te ayudará a llevar consciencia a tu pelvis y transformar la manera en la que te apoyas sobre ella.

Elige una silla con respaldo y siéntate.

  • Lleva la atención hacia tu pelvis. Puedes tocarla con tus manos, esto te ayudará a reconocerla.
  • Siente cómo te apoyas en tus dos caderas.
  • Nota la forma de tu pelvis.
  • Percibe su volumen interno y externo.
  • Observa su tamaño, ancho, fondo y alto.

Empieza a mover la pelvis llevando el peso de una cadera a la otra ( de derecha a izquierda).

Muévete suave, lento y presta atención a tus movimientos.

Para cuando lo necesites y si tienes dolor haz movimientos más pequeños o no los hagas.

Dedica un tiempo a moverte así y a cada pregunta:

  • ¿En qué punto te apoyas en tu cadera derecha? ¿En cuál en la izquierda?
  • ¿Qué pasa en tu cadera izquierda cuando la derecha está levantada? ¿Y al revés?
  • ¿Qué estás haciendo con los pies?
  • ¿Cómo reacciona tu columna?
  • ¿Cómo estás respirando con cada movimiento?
  • ¿Qué hace tu cabeza?
  • ¿Qué piensas a la vez que te mueves así?
  • ¿Qué emoción estás teniendo?

Ejercicio de consciencia corporal para hacer tumbado

Con este ejercicio, además de llevar a tu mente al momento presente, podrás llevar consciencia a tus hombros.

Acuéstate boca arriba con las piernas flexionadas.

  • Lleva la atención a tu hombro derecho. Si te cuesta sentirlo tócalo con tus manos.
  • Siente dónde está.
  • Observa la distancia que tienes del hombro derecho a la oreja derecha y del hombro derecho al suelo.
  • Haz lo mismo con tu hombro izquierdo.
  • ¿Notas alguna diferencia?.

Comienza a mover el hombro derecho hacia arriba (hacia el techo) y de vuelta a donde estaba. Hazlo varias veces.

Mientras mueves el hombro:

  • Observa si el movimiento es lineal.
  • Nota cómo se mueve tu espalda, sobre todo fíjate en el movimiento del omóplato.
  • Percibe también por delante el movimiento del esternón .
  • ¿Sientes que se mueven tus costillas?
  • ¿Y qué hace tu cabeza y ojos? ¿Se mueven?
  • Parado observa la sensación del hombro derecho y compáralo con el izquierdo.

Empieza a mover el hombro izquierdo siguiendo todos los pasos anteriores.

¿Cómo te encuentras ahora?

Estas prácticas son pequeños ejemplos de mis clases grupales online guiadas para la reducción del estrés y ansiedad en grupos reducidos. También presenciales en Pontevedra.

Si crees que pueden servirte de ayuda, te invito a preguntarme por privado.

Y si sientes que no tienes tiempo o necesitas flexibilidad, puedes suscribirte al Club de Entrenamiento Somático, en el que las clases son grabadas y más cortas (de unos 20 minutos).

Tienes más información en el enlace 👆.

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar preferencia de Cookies
Privacidad