Skip to main content

Qué significa y cómo saber si has tocado fondo

Aunque la frase “tocar fondo” es una expresión popular, entendemos que sucede cuando, después de haber atravesado un período (normalmente largo o extremo) de dolor emocional (tristeza, miedo, enfado, incertidumbre…), llegamos una etapa de cuestionamiento personal y vital.

Para saber si has tocado fondo debes prestar atención a señales como la aparición de apatía o indiferencia por lo cotidiano, el miedo excesivo a afrontar situaciones nuevas o sentimientos de impotencia y desánimo tan elevados que impiden planificar proyectos u objetivos a largo plazo.

La mente humana es una fábrica de pensamientos. Tenemos una media de 60.000 diarios, eso es 7 por segundo. Y, el dato más relevante:

  • El 95% se repiten, son basura mental
  • El 80% son negativos

Ante la imposibilidad de gestionarlos de forma correcta, podemos llegar a tocar fondo y a sentir una carga mental que nos impida llevar una vida sana en el plano emocional, generando sentimientos de no poder más, de haber sobrepasado el límite demasiadas veces, de tristeza, angustia o ansiedad.

Si en este momento te encuentras en estado de haber tocado fondo, o estás a punto de alcanzarlo, con este artículo quiero hacerte ver que todavía estás a tiempo de revertir esa situación.


Antes de explicarte cómo puedes trabajar para recuperar tu energía y paz mental, te comentaré algunos entornos o responsabilidades que pueden generarte carga mental.

La carga mental en el trabajo

En muchas ocasiones, tocar fondo emocionalmente está vinculado con la carga mental en el trabajo. 


El Instituto Nacional de Seguridad y higiene en el Trabajo define la carga mental laboral como el:

“Conjunto de  requerimientos mentales, cognitivos o intelectuales a los que se ve sometido el trabajador a lo largo de su jornada laboral, es decir, el  nivel de actividad mental o de esfuerzo intelectual necesario para desarrollar el trabajo”

Según mi experiencia personal y profesional, la carga mental en el trabajo se debe a la acumulación inconsciente de pensamientos en nuestra mente, en respuesta a uno o varios estímulos laborales, que no encuentran una salida satisfactoria.

Pueden generar carga mental pensamientos de este estilo:

  • No tengo ni idea cómo resolver esto que es de mi competencia
  • Si pido ayuda se creerán que no valgo para este trabajo
  • No me siento motivada en este trabajo pero lo necesito económicamente
  • Tengo que formarme para estar al día, hay cosas que me superan pero no tengo tiempo
  • Este mes será un desastre de ventas
  • Tengo tantas facturas que pagar que no sé cómo hacer
  • Etc.

La carga mental como madre

Otras veces, se llega a tocar fondo emocionalmente debido a la carga mental como madre en sí misma, o sumada a la carga laboral o la carga generada por el entorno más cercano.

Nuestra mente por sí sola no diferencia funciones ni escenarios. Para ella todo es lo mismo y la suma de pensamientos de diferentes ámbitos, sin resolución o respuesta satisfactoria, genera esa sensación de carga.

La carga mental como madre puede originarse por la acumulación de pensamientos como:

  • Soy un desastre como madre, no consigo organizarme bien y eso que me lo propongo diariamente
  • No disfruto del tiempo familiar, me paso el día pensando en temas del trabajo
  • Mis hijos se van a enfermar, no los estoy alimentando bien, no tengo tiempo para pararme a cocinar bien
  • Etc.

La ansiedad y el bloqueo mental por estrés

Al tocar fondo emocionalmente surge tu bloqueo mental que aparece cuando la carga mental excede sus límites. Esto supone que no puedes procesar y dar respuesta a los estímulos que te recibes.

Tu propia mente impide que entren más pensamientos para evitar el colapso y pueda al menos dedicarse a mantener tu supervivencia. 

En el momento en que tocas fondo emocionalmente comienzas a tener una serie de sensaciones corporales que, a su vez van asociadas a emociones repetidas que generan ansiedad.

La ansiedad es una consecuencia del bloqueo mental ante la incapacidad de tu mente para resolver determinados pensamientos.

 

Medidas preventivas para reducir la fatiga mental

Tomando estas 3 medidas sencillas puedes reducir la fatiga mental y prevenir tocar fondo emocionalmente:

  1. Organiza tus tareas diarias y semanales en una lista, dejando las acciones importantes y descartando las demás. 
  2. Pone fecha y horario a cada una para evitar postergar y conseguir resolver tareas.
  3. Delega y pide ayuda cuando lo necesites. Aunque quieras, no puedes llegar a todo.

 

Cuando hayas hecho esto, continúa con la medida más poderosa:

      4. Minimizar tu carga mental a la expresión más reducida.

Puedes conseguirlo:

  1. Aprendiendo cómo es el funcionamiento de tu mente y después…
  2. Gestionándola para que no se apodere de ti.
  3. Viviendo el presente desde el propio presente. Dejando atrás el pasado. Evitando adelantar el futuro.
  4. Reconciliándote con tu mente hasta convertirla en una gran aliada.

Si sientes que has tocado fondo y no encuentras apoyo en tu entorno más cercano o no sabes a quien pedir ayuda, yo te invito a que me escribas para conocer otras opciones. Y seguir buceando en esta página para encontrar otros recursos.

Entre ellos, esta clase gratuita de movimiento consciente .

Únete a la conversación 8 Comentarios

  • Carolina dice:

    Totalmente de acuerdo, quién no ha tenido a lo largo de su vida laboral o familiar alguna de esas frases o todas las frases en la cabeza que hacen que te plantees muchas cosas cuando a lo mejor solo se necesita un pequeño cambio en la manera de afrontar las situaciones.

    • lucia santome dice:

      Hola Carolina. Muchas gracias por emplear tu tiempo en leer el artículo. Un pequeño cambio puede abrir las puertas para ver las cosas de otra manera. Un saludo

  • Nuria García dice:

    Gracias por estos datos tan curiosos y por las medidas preventivas.
    La verdad, es que los pensamientos son muy difíciles de controlar, si no tienes herramientas.
    En algún momento, nos encontramos con situaciones inimaginables y si no tienes una buena práctica para controlarlos, será muy complicado tomar las decisiones correctas.

    • lucia santome dice:

      Hola Nuria. Muchas gracias por tus comentarios. Conocer como funciona nuestro cuerpo, mente y emociones es la clave para dejar de sufrir. Un abrazo!!

  • Patricia dice:

    Un excelente articulo que explica de una manera sencilla y práctica lo que es la carga mental, el estrés y sus concecuencias. Me parece increible la cantidad de pensemientos basura que tenemos! Gracias por el artículo Lucia y recomiendo tus cursos a todo el mundo, sobre todo para prevenir la carga mental.

  • Rosa dice:

    Me ha gustado mucho el articulo, yo no sé desconectar de tanto trabajo y cuando llego a casa no hago nada, es como si mi cuerpo se quedase sin fuerzas cuando en el trabajo no paro.
    Un saludo

    • lucia santome dice:

      Hola Rosa. Siento mucho lo que te pasa. Aprovecho tu intervención para abrirte una puerta de luz. Se nos enseña a hacer, producir, no fallar, llegar a todo y si puede ser con éxito pero no se nos enseña cómo hacerlo para no dejarnos la salud y la vida en ello. En esa trampa caemos muchos, yo la primera. Afortunadamente hay formas de “desaprenderlo” y empezar a hacer las cosas de otra manera más sana, eficiente, creativa, amable y disfrutando la vida. La práctica regular de movimiento consciente te facilita todos los recursos que estás necesitando para salir de ese estado. Además lo consigues de una forma suave, a tu ritmo, sin exigencias, aprovechando cualquier instante. Cuando tocas fondo y sientes que tu cuerpo ya no puede más, no tienes energía ni para mover un dedo todavía hay algo que te conecta con la vida y es automático, tu respiración. Te recomiendo que al llegar a casa te acuestes en una alfombra, cierres los ojos, coloca una luz suave y dedica un tiempo a sentir la respiración sin más.
      Si te ves con algo de energía prueba a hacer la clase que tienes gratuita, vete a tu ritmo.
      Si no logras hacerlo y crees que es mejor que alguien te ayude, yo lo puedo hacer a través del curso individual de 8 semanas ayudo a personas que se encuentran en una situación de que han tocado fondo emocionalmente y día a día con pequeños cambios van sintiéndose con ganas, vitalidad, energía e ilusión por su vida. Te animo y te invito a que una vez que has tocado fondo no te dejes arrastrar por él conecta con tus ganas de vivir, dentro de ti está esa fuente.
      Un abrazo fuerte Rosa

Dejar un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar preferencia de Cookies
Privacidad